buen inversionista

Claves para ser un buen inversionista

¿Recién empiezas en el mundo de las inversiones?¿No sabes cómo ni en qué invertir tus ahorros?¿Qué conocimientos son necesarios para iniciar? En la siguiente nota, te compartiremos  los mejores consejos y tips para convertirte en un buen inversionista.

Para iniciar debemos puntualizar que para invertir no es necesario ser un experto en todos los temas y plataformas de inversión, sin embargo, sí es primordial informarte de conceptos claves y procesos para tomar decisiones certeras en tu estrategia de inversión.

Primeros pasos para ser un buen inversionista

Lo primero que necesitas para invertir es contar con un monto de dinero destinado a estas acciones. No es necesario invertir millones, pero sí considerar que este dinero a invertir no debe relacionarse con tus pagos personales. Antes de aventurarte a cualquier plataforma de inversión, debes tener presente que este monto no puede ser destinado a pagar una deuda o un recibo pendiente. Dicho esto, se debe considerar los siguientes puntos:

  • Planificación de tus objetivos: Si bien es cierto el objetivo de todo inversionista es multiplicar sus ahorros, cada inversión deberá tener objetivos claros y una estrategia a corto, mediano y largo plazo. Solo así podrás medir tu crecimiento y mejorar en tus próximas acciones. Aquí es primordial planificar a futuro de manera realista y considerando el tipo de inversionista que eres, más adelante explicaremos los tipos de inversionistas que existen.
  • Tener en claro el tiempo de inversión: Las inversiones tienen procesos y tiempos diferentes según el portafolio que manejes. Aunque estas inversiones se suelen dividir en tres períodos: corto plazo, mediano plazo y largo plazo. Conocer el tiempo de tu inversión te ayudará a visionar un mejor panorama y elegir las mejores oportunidades para lograr tu meta. Por ejemplo, puedes invertir en activos como acciones, donde existen caídas fuertes en los mercados y luego recuperaciones a niveles más altos, pero esto se logra en un amplio tiempo. Para este tipo de inversión la paciencia es primordial ya que a mayor plazo, la rentabilidad también suele ser mayor.
  • Diversifica tus inversiones: Un paso muy importante y que en algunas oportunidades se suele ignorar. Esta acción consiste en no colocar todos tus ahorros en una sola oportunidad, por el contrario, se debe repartir el monto en diferentes operaciones. Esta acción aumenta la seguridad de tus resultados ya que si una inversión cae, la otra puede continuar subiendo ocasionando la volatilidad de tu portafolio. Esta regla es clave para las personas que recién inician en el mundo financiero. Por otro lado, están los expertos en inversiones que confiesan que cuando realmente conoces el panorama financiero y sabes lo que haces, no es necesario apostar por varias oportunidades sino por la que te va a dar resultados.
  • Evalúa los movimientos y cambios de tus inversiones.
    Una vez que hayas puesto dinero en un proyecto o idea, debes estar pendiente del camino que éstos sigan, porque finalmente son tus bienes y tu patrimonio. De este modo podrás decidir nuevas acciones futuras y aprender de los éxitos o errores.
buen inversionista

Tipos de Inversionistas

Para facilitarte las acciones destinadas a tu estrategia, te aconsejamos evaluar tu perfil de inversionista. Esta evaluación también te ayudará a elegir el nivel de riesgo dispuesto a tomar. 

1) Retador del peligro

En este punto podemos agrupar a los inversionistas que están dispuestos a tomar grandes riesgos con el objetivo de obtener grandes ganancias en corto o mediano plazo. Pueden ser personas jóvenes y con poca experiencia, en el mundo de los negocios y mercados financieros, como también pueden ser inversionistas expertos y con amplio conocimiento en la industria en la que se involucraron. Cabe destacar que este grupo no teme las pérdidas y posee una actitud calmada y paciente. 

2) Audaz

En este perfil de inversionistas agrupamos a personas con solidez económica e ingresos moderados o altos. Por lo general, suelen ser personas solteras, sin hijos y cumplen un rango de edad entre los treinta y cuarenta años. Las características principales de este punto son la seguridad, la investigación y no comprometer su inversión con los gastos cotidianos de su vida personal. 

3) Moderado

Como su nombre lo indica, el inversionista moderado tiende a ser cauteloso con sus decisiones, pero también toma riesgos en caso necesario, con el objetivo de maximizar sus ganancias. Al inversionista moderado no le asusta tener algunas pérdidas, si con ellas se incrementa la posibilidad de ganar algo extra. Muchas veces se trata de una persona con ingresos estables, que pueden ser entre moderados y altos.

Inversionistas de este tipo hay de muchas edades. Desde jóvenes que comienzan a ahorrar sus primeros salarios, padres de familia con capacidad de ahorro y hombres y mujeres próximos al retiro.

Para este tipo de inversionistas se sugieren portafolios diversificados con instrumentos a mediano y largo plazo. El porcentaje de fondos en deuda variable es menor que en el inversionista audaz y prefieren los bonos de deuda.

4) Conservador
Este último grupo, como su nombre lo dice, es conservador y no toma grandes riesgos. Por el contrario busca obtener ganancias estables con un bajo nivel de riesgo. Los rendimientos de sus inversiones no suelen ser muy elevados, pero sí pueden resultar satisfactorios y evitan las pérdidas de tus ahorros. Aquí encontramos a diferentes tipos de personas, desde jóvenes con ingresos bajos, hasta personas con altos ingresos que tienen dinero para invertir pero no quieren tener preocupaciones. Identificarte con este perfil, no te ayudará a obtener grandes resultados ni maximizar tus ahorros, no obstante podrás obtener ganancias seguras sin tensiones y problemas.

En inversiones.io, te recomendamos entender cuáles son nuestras características y recordar que conforme nuestra situación financiera y posibilidades cambian, podemos ser parte de otro tipo de perfil. Para finalizar, compartimos los riesgos más comunes que deberás afrontar.

Riesgos que un inversionista debe afrontar

  • Riesgo de crédito: es la probabilidad de que un emisor no pague sus obligaciones. Por ejemplo en los bonos, aunque el que pidió prestado se compromete a devolverle el dinero después de cierto tiempo, si enfrenta dificultades financieras, puede llegar el caso de que no le pague de vuelta. Por ello, para una mayor tranquilidad del inversionista se recomienda diversificar.
  • Riesgo de mercado: las inversiones cambian de valor en el tiempo, por crisis económicas o financieras.Esto se refleja en el precio que se puede obtener por un activo en ese momento del tiempo. Al contrario, en momentos de crecimiento económico, el precio puede subir y usted recibe un valor mayor por el activo. Esto se denomina el ciclo del precio de los activos y suele suceder varias veces. 
  • Riesgos de Liquidez: Nos referimos a la facilidad con la que conviertes tu inversión en dinero en efectivo.Algunos inversionistas optan por tener un colchón de liquidez por si se presentan momentos difíciles y necesitan efectivo disponible. Si no puedes convertir fácilmente tu inversión en efectivo tienes un riesgo de liquidez mayor ya que es probable que necesites venderla con un gran descuento.

¿Quiéres recibir más consejos y tips financieros? Suscríbete a nuestra canal de Youtube y a nuestro blog de noticias. 

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *